Daniela Nicolás: “Tenemos que seguir rompiendo los estereotipos que la sociedad impuso hace años atrás”

La joven de 28 años se define como una mujer espontánea, bastante estudiosa, chistosa y perseverante. Actualmente se encuentra estudiando periodismo y lenguaje de señas. También está participando en “Miss Universo”, donde su principal objetivo es seguir visibilizando las causas sociales a las que pertenece, como la corporación de Artritis Juvenil de Chile, fundación de la que es voluntaria y condición que también la aqueja debido a su enfermedad indiferenciada del tejido conectivo diagnosticada en 2015. 

Foto: Matías Montenegro Grau.

Daniela Nicolás nació y vivió en Copiapó hasta que se vino a estudiar a Santiago. Entró a odontología, pero después de un tiempo se dio cuenta que lo que le apasionaba eran las comunicaciones y también el teatro. Así que decidió cambiarse a periodismo, donde en sus tiempos libres participaba de un musical organizado por su universidad. Fue de esta manera en que Canal 13 la contactó para que formara parte de su producción. 

Los  tiempos no comenzaron a calzar para hacerlo todo a la vez. Fue aquí cuando se atrevió y decidió  aprovechar al máximo la oportunidad que se le presentó metiéndose de lleno en el mundo de la actuación, sabiendo que no dejaba la carrera de periodismo atrás, ya que tarde o temprano la retomaría. 

Así fue como entró a estudiar en la Academia de Actuación Fernando González Mardones y siguió especializándose en esta línea, actuó en teleseries de TVN, Canal 13 y Chilevisión entre las que destacaron “Mamá Mechona”, “20añero a los 40”, “Gemelas”, entre muchas más. Además ha participado en obras de teatro y musicales. 

También ha animado programas de televisión como Nexo de ESPN y Kick Off de Fox Sports Chile. Aunque no solo han sido las comunicaciones y el teatro, ya que incursionó en el mundo del maquillaje, estudió, se especializó y abrió su propio estudio donde impartía clases, pero después de un tiempo tuvo que dejarlas debido a que le fue diagnosticada la enfermedad indiferenciada del tejido conectivo, lo que le provoca artritis – entre otras cosas – por lo que los dolores le hicieron imposible seguir con ese proyecto por este momento.

Has incursionado por distintas carreras y estudios, ¿qué es lo que te mueve a siempre estar buscando hacer cosas nuevas? 

Desde chica siempre he querido innovar y probar cosas nuevas. De hecho, mis papás se ríen porque dicen que probé todos los deportes que existen en la tierra. No me gusta quedarme como ‘¿qué hubiese pasado si hubiese hecho esto?’ Por eso, cuando se me presentan proyectos, aunque sienta que no tengo tiempo, los termino haciendo. Acepto las oportunidades que se me presentan, aprendo, lo paso bien y no me quedo con la sensación de no saber qué habría pasado o cómo hubiese sido. 

¿Podrías  decir que es parte de tu personalidad estar moviéndote, aprendiendo y reinventándote siempre?

Exacto, de hecho siempre digo: ‘Este año voy a descansar porque ha sido suficiente y necesito dejármelo para mí’, pero nunca lo logro, siempre aparece algo, una propuesta entretenida o que me llama la atención y siento que hay que hacerlo. También soy consciente y agradecida por estas oportunidades. 

¿En qué estás ahora?

Estoy estudiando periodismo y, a la vez, lengua de señas. Estoy en el nivel avanzado y ha sido un proceso súper bonito. Además me encuentro terminando un diplomado de Business and retail muy entretenido y también estoy participando en el concurso de MissUniverso que es algo que me tiene súper motivada. La verdad es que este año estaría tranquila, pero como me pasa todos los años, he hecho todo menos eso. 

Ya habías empezado a estudiar periodismo, pero lo habías dejado en pausa. ¿Ahora lo retomaste? 

Sí, siempre me quedó el bichitoy como he estado desde hace algunos años animando quería retomarlo. Independiente de que estudié teatro y me fui por ese lado, quería volver a la universidad y retomar periodismo, sentí que era importante hacerlo.

Foto: Matías Montenegro Grau.

Miss Universo y el cambio de visión en la belleza 

¿Cómo fue lo de Miss Universo? ¿Te costó tomar la decisión? 

Siempre he sido seguidora de sus concursos, pero hace cuatro años que se volvió aún más interesante para mí porque Miss Universo cambió a un tema mucho más social, de mujer empoderada, mostrando que las mujeres sí tenemos opinión. Por eso decidí participar cuando se dio la oportunidad. 

¿Qué fue lo que te motivó a decir que sí? 

Soy voluntaria en una fundación de niños con artritis idiopática juvenil (Corporación Ayuda al Niño con Artritis Crónica Juvenil ANACROJ) y como hace cinco años me diagnosticaron la enfermedad indiferenciada del tejido conectivo, la cual me provoca artritis, he podido vivir ese proceso de cerca y es súper importante la visibilización de esta enfermedad. Entonces, tener una plataforma como Miss Universo para mí es muy simbólico y estoy tratando de aprovechar todas estas oportunidades para que la gente conozca sobre esta enfermedad y la fundación. También poder enseñarles a quiénes tienen esta enfermedad sobre los distintos lugares a los que pueden recurrir y ayudarlos. 

¿Cómo ha cambiado este concurso? 

Hace cinco años atrás Miss Universo se trataba de mujeres con estereotipos súper marcados donde lo primordial era la belleza física en sí. Ahora, se trata de una mujer con opinión y se están rompiendo los estereotipos de lo que es o no es belleza. Y si una mujer transexual quiere participar puede hacerlo, antes no era permitido. Todavía hay cosas que mejorar en el concurso, no lo voy a negar, pero existe un avance importante. 

Y el concepto de belleza en general, ¿sientes que ha cambiado también?

Completamente. Creo que desde que empezó el bodypositive, las mujeres se han sentido mucho más aceptadas y también han aprendido aceptarse a ellas mismas. Me acuerdo que el otro día una persona me preguntó si me sentía bonita y le dije que sí, que me sentía bonita y la respuesta que me llegó fue “pero cómo tanta confianza” y lo atribuyen a algo negativo, y yo le repliqué diciendo “No, no es eso, todas las mujeres y las personas deberíamos sentirnos bonitas”. Deberíamos preocuparnos cuando la persona diga que se encuentra fea. Ese es el cambio que tenemos que lograr. Aceptarnos, queremos, respetarnos y aprender a decir: “Sí, me gusta como soy, independiente de la forma de mi cuerpo”. Tenemos que seguir rompiendo los estereotipos que la sociedad impuso hace años atrás. 

¿Crees que eso sea algo que se intensifique con el paso de los años? 

Sí, siento que esto ya ha ido cambiando con los años a nivel mundial, aunque creo que con las mujeres y la exigencia que recae sobre nosotras, es más difícil. Vivimos en un mundo súper machista, pero no podemos dejar pasar que las Tesis salieron dentro de las 100 personalidades más influyentes por la revista Time. Estamos generando un cambio y las mujeres estamos siendo escuchadas. Creo que el aceptarnos, valorarnos, querernos y escucharnos entre nosotras va también muy de la mano con la belleza en sí. Para mí ha sido muy bonito ver este cambio y ser parte de él.

Estamos generando un cambio y las mujeres estamos siendo escuchadas

Daniela Nicolás.
Foto: Matías Montenegro Grau.

Empoderamiento femenino  

¿Qué opinas del empoderamiento de la mujer en estos años y la lucha por sus derechos? 

Increíble, somos como las Coco Chanel del siglo XXI, mujeres que no necesitamos que nos digan lo que tenemos que hacer. Somos mujeres que tenemos opinión y encuentro increíble el cambio que hemos ido logrando. 

Tú te has movido por distintas áreas tanto en lo profesional como en lo académico, ¿has vivido alguna vez algún tipo de discriminación solo por ser mujer? 

Me han catalogado como “rubia tonta” y me han dicho muchas veces, cuando doy una opinión política o de un tema contingente que no es lo políticamente correcto, “ay, pero si usted es la niña bonita, mejor quédese callada y modele”. Es súper difícil romper también con eso y me pasa muy seguido, es algo que se repite constantemente. 

Somos como las Coco Chanel del siglo XXI

Daniela Nicolás.

La normalización de la inclusión  

“Siempre me ha llamado mucho la atención y he aprendido mucho sobre temas de inclusión, sobre todo desde que supe de mi enfermedad”, cuenta Daniela. “Creo que depende mucho de cada uno en cómo contribuir para que la inclusión se normalice. Que todos aprendamos lenguaje de señas, por ejemplo, es parte de la inclusión”.

¿Y cuándo te decidiste finalmente a estudiarlo?

Una vez fui a un taller de verano de Miss Universo y una de las niñas que también fue era sorda. Ella estaba con su mamá y su mamá era quién traducía y fue súper fuerte para mí ver que nadie podía comunicarse con esta chica, cómo nadie de esa sala, donde habían mínimo treinta personas, pudiesen preguntarle cómo estaba. Así que me inscribí en un curso y me puse a estudiar. 

Depende mucho de cada uno en cómo contribuir para que la inclusión se normalice

Daniela Nicolás.

Responsabilidad en tiempos de redes sociales

Daniela trata siempre de ser auténtica y de mostrarse tal cual es, y esto lo demuestra en sus redes sociales. “Las redes sociales son plataformas que nos acercan mucho más a la gente y uno puede mostrarse mucho más como es”, afirma. “Todos quienes tienenvarios seguidores en las redes sociales, tienen una responsabilidad súper importante. Sobre todo cuando te siguen menores de 18 años o adolescentes, porque ellos de alguna u otra manera te verán como un referente. En lo personal, me preocupo de subir los temas sociales para incentivar y generar conciencia sobre éstos, porque esa es nuestra responsabilidad también. 

Foto: Matías Montenegro Grau.

Revisa acá la edición octubre 2020 de nuestro papel digital
What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.


Scroll To Top